Estudiantes de Enfermería adoptan Proyecto Niños de Nueva Esperanza | Universidad Ana G. Méndez, Recinto de Cupey

Estudiantes de Enfermería adoptan Proyecto Niños de Nueva Esperanza

 

El curso Enfermería Comunitaria (NURS 405) adoptó desde el 2015 el Proyecto Niños de Nueva Esperanza, Inc. comunidad que está localizada en la calle Del Carmen 1162, el Sector Los Bravos, Sabana Seca, Puerto Rico. 

Niños de Nueva Esperanza es un proyecto que nació hace 20 años del corazón generoso del Padre Ángel Darío Carrero y los hermanos franciscanos. Su labor de amor ha transformado la comunidad, impactando con prioridad a los niños (as) y adolescentes de Sabana Seca. ¡20 años transformando esta comunidad con amor y esperanza!

Además del Sector Sabana Seca su obra se ha expandido a los siguientes sectores: Villa Marisol, Villa Kennedy, Camasey, Cuatro Cuerdas, El 26, Comunidad Toaville, Sabana Seca, La Vega, La Gallera, Los Magos y Parcelas Nuevas. 

Su Misión, proveer servicios de tutoría académica personalizada y asistencia en las áreas psicosocial, deportiva y artística a los niños y niñas de la comunidad Nueva Esperanza.

En estos cuatro años los estudiantes de la mano de la profesora Ivonne Rodriguez han impactado sobre cien (100) niños, jóvenes y adultos que participan de los servicios que brinda el Proyecto.   Este año los estudiantes trabajaron junto a los representantes de la comunidad en un mural de promoción de la salud ambiental dirigido a atender asuntos específicos que afectan a la comunidad.  El mural recoge las aspiraciones de la comunidad para alcanzar una mejor salud y calidad de vida.  Esto es el resultado de las intervenciones individualizadas y grupales con los miembros de la comunidad en las cuales nuestros estudiantes han participado en diferentes maneras. 

El éxito de este proyecto se debe en gran parte a que este espacio tiene la magia de convertir las actividades formativas en experiencias de transformación integral de los estudiantes y sus clientes creando así una verdadera comunidad de aprendizaje.  

Colaboración de María del Pilar Charneco, MPHE 
Escuela de Ciencias de la Salud Bayamón