Violencia contra la niñez: el secreto mejor guardado | Universidad Ana G. Méndez, Recinto de Cupey

Violencia contra la niñez: el secreto mejor guardado

 

La Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud recientemente publicaron el Informe de Situación Regional 2020: Prevenir y responder a la violencia contra las niñas y niños de las Américas, el cual presenta el estado actual de la violencia contra la niñez. El mismo expone que a nivel mundial, uno de cada dos niñas y niños entre las edades de 2 y 17 años sufren algún tipo de violencia cada año. Resalta que una revisión global de la situación estimó que el 58% de las niñas y los niños de América Latina y el 61% de América del Norte sufrieron abuso físico, sexual o emocional en este último año. A la vez, este informe presenta el impacto de la violencia en cualquiera de sus manifestaciones en la vida de las niñas, niños y comunidades, las cuales se verán reflejadas en el futuro tanto en problemas físicos, sexuales, reproductivos y mentales, como en otros problemas de salud a largo plazo en otras esferas de sus vidas, tales como bajo rendimiento escolar, desempleo y pobreza.

La organización RAINN de los Estados Unidos reporta en su página electrónica que cada 73 segundos un estadounidense es agredido sexualmente y que, a pesar de que cada nueve minutos una de esas víctimas es un niño o niña, lo más asombroso es que únicamente cinco de cada mil perpetradores terminarán en prisión. Esto a sabiendas de que en el 91% de los casos, los agresores son personas conocidas tanto por el niño (a) como por su familia.

El 58% de las niñas y los niños de América Latina y el 61% de América del Norte sufrieron abuso físico, sexual o emocional en este último año, escribe Vilmania Mambrú Tavárez.

Es importante resaltar que las estadísticas no necesariamente le hacen justicia a la victimización de los varones. No importa si el evento de abuso sexual le ocurrió en la niñez, adolescencia o en la adultez, a estos asuntos no se les da la misma importancia que a los que les ocurren a las niñas. Culturalmente, los varones han sido educados para callar las tragedias de sus vidas. Han crecido reprimiendo sus sentimientos. Desde etapas tempranas del desarrollo se les recalca que “son nenes grandes”, “que los hombres no lloran, no se quejan y son fuertes”.

El abuso sexual infantil es una experiencia adversa y un problema de salud pública. Es una relación sexual que viola las leyes o tabúes de la sociedad y, sobre todo, no comprendida por un menor quien al momento de la ocurrencia no tiene la capacidad de anticipar cómo ese suceso no consentido le afectará en una etapa posterior de su vida.

Puerto Rico tiene que continuar avanzando los trabajos en pro del bienestar de nuestros niños y niñas. Para el mes de diciembre del 2020, durante las vistas de transición, el exsecretario del Departamento de la Familia, Orlando López Belmonte, reportó que en el cuatrienio del 2016 al 2020 se recibió un total de 61,347 casos, y que aún permanecían 8,435 casos sin investigar, por lo cual es imperativo que continuemos juntos trabajando y apostando a un mejor país.

El educarnos continuamente sobre cómo investigar, reportar, atender y defender a nuestros niños y niñas víctimas de estos delitos es lo mejor que podemos hacer. Con este propósito, la Universidad Ana G. Méndez Recinto de Cupey llevará a cabo de forma virtual el 5to Simposio de Abuso Sexual y Trata este próximo 19 de febrero de 2021. Para más información puede escribir a los siguientes correos electrónicos: vmambru1@uagm.edu y padual1@uagm.edu .